AUTOCUIDADOS DEL PIE DIABÉTICO

 

Los autocuidados deben ir dirigidos a dos puntos principales: el pie y las prendas que nos sirven para proteger el pie. El diabético debe realizar diariamente una higiene y observación meticulosa de su pie, así como tener una serie de precauciones para lo que se pueden dar las siguientes indicaciones:

1.- Inspeccionar diariamente los pies para observar la posible presencia de ampollas, grietas o erosiones. Cualquier desgarro de la piel constituye un área potencial de infección y debe ser tratado con sumo cuidado

•- Como algunas personas, sobre todo mayores, encuentran dificultad para observarse la planta del pie, use un espejo para verse la planta de los pies y entre los dedos. Si necesita ayuda pídasela a algún familiar.

•- En el caso de desgarro de la piel se debe limpiar suavemente la región con jabón y agua tibia. Se aplicará un antiséptico suave y no coloreado y se recubrirá la zona con un apósito estéril . No debe aplicar esparadrapo adhesivo de tela, sino hipoalérgico, teniendo en cuenta de no liar por completo los dedos para evitar el cortar la circulación de la sangre. Tampoco poner apósito oclusivo.

•- Si la región llega a inflamarse consultar al podólogo o al médico.

•- Vaya a ver a su doctor inmediatamente si tiene una ampolla, ulcera o herida o si aparecen callos, hinchazón, enrojecimiento o ulceración aunque sea indolora.

•- Cuando vaya de visita al doctor, siempre quítese los zapatos y calcetines para que el médico le revise sus pies. Haga visitas regulares, más de una vez al año para las inspecciones del pie.

2. - Mantener los pies limpios, secos y suaves.

•- La ducha es la mejor forma de lavar diariamente los pies usando un jabón suave y neutro, debiendo evitarse el baño exclusivo de los mismos ya que macera la piel o puede ser demasiado caliente (si el paciente tiene una neuropatía con afectación termoalgésica puede estar literalmente hirviéndose los pies a 60 ó 70 grados sin tener sensación de quemarse).

•- El agua debe ser tibia. Primero, antes de meter el pie, compruebe la temperatura del agua con el codo o el brazo para comprobar que no esté muy caliente. Si se tiene que retirar es que está demasiado caliente.

•- El baño no debe superar los 5-10 minutos para evitar dañar la piel, puesto que, una prolongación excesiva en el tiempo de los pies dentro del agua produce maceración de la piel y una pérdida excesiva de la capa cornea que le protege del medio ambiente.

•- Si se tiene dificultad en llegar a los pies, puede usarse un cepillo blando de mango largo, nunca cepillos de cerdas fuertes, para evitar producir erosiones en la piel.

•- Proceda a un buen aclarado y un exhaustivo secado, sobre todo entre los dedos. Secar meticulosamente con una toalla suave, en particular entre los dedos, sin frotar vigorosamente, la piel se secará por presión, no por fricción, utilizando talco para la humedad entre los dedos. Mantenga los dedos y las zonas entre ellos limpios y secos.

•- Aplicar una crema hidratante de lanolina si la piel de sus pies está muy seca. Póngase un poco de crema hidratante-lubricante en la planta de los pies despues de lavarse y cuando aún está húmeda para devolver la elasticidad y grado de hidratación a la pie. No se ponga crema entre los dedos para evitar maceraciones.

•- No salir a andar en paseos largos(ir de compras) inmediatamente después del baño para dejar que la piel se recupere y dar tiempo a que la crema se reabsorba, si no se puede causar lesiones por roce.

3.-Procurar evitar cualquier lesión en los pies para lo que debemos tener en cuenta lo siguiente:

•- No utilice instrumentos cortantes ni punzantes ( tijeras, cuchillas, cortauñas, agujas...)

•- Evite la sequedad excesiva y grietas Evitar la humedad en los pies y el uso de zapatos o calcetines húmedos, especialmente en invierno.

•- No apurar el corte de las uñas, cortar las uñas rectas, no las redondee (sin cortar los picos), o mejor limarlas suavemente para evitar que se "encarnen", para ello use limas de cartón, procurando que esta operación la haga un familiar o podólogo

•- Nunca se corte los callos y durezas usted mismo. No cortar los callos ya que se podrían producir infecciones debido a la mala manipulación y al uso de material inadecuado (se pueden confundir callos con papilomas, etc.). (Su médico puede instruirle a cuidarse los callos con una piedra pómez o lima de esmeril)

•- No utilizar agentes químicos como los callicidas ya que pueden producir quemaduras en la piel.

•- No caminar nunca sin calzado. Utilizar zapatillas amplias en lugares como la playa o piscina.

•- No camine sobre arena o piso caliente.

•- Protéjase los pies con crema para el sol y evite quemaduras del sol.

4.-Evitar las temperaturas extremas en todo momento.

•- Mantener calientes los pies con calcetines de lana y algodón.

•- Nunca aplicar calor directo a los pies como pueden ser bolsas de agua caliente, mantas eléctricas, braseros, etc., puesto que se corre el riego de producir quemaduras debido a la falta de sensibilidad y a la fragilidad de la piel. Si siente los pies calientes no se los enfríe con hielo.

•- En invierno cuando se quedan los pies fríos o se viene de un lugar frío como puede ser la calle, no se deben poner los pies y piernas excesivamente cerca de estufas, braseros, etc., es decir, de focos de calor fuertes , para evitar problemas circulatorios. Aplicar masajes y pasear para elevar poco a poco la temperatura.

•- Probar el agua del baño con la mano antes de meter el pie para comprobar la temperatura y evitar posibles quemaduras por falta de sensibilidad en el pie. Nunca se remoje los pies en agua fría o caliente.

•- Póngase calcetines flojos calcetines de algodón o de lana para dormir si siente los pies fríos por la noche.

•- Tenga cuidado con la calefacción del coche durante viajes largos.

5. Ejercicios físicos.

•El diabético debe estar bien compensado para la realización de ejercicios físicos y la diabetes no es un impedimento para ello, puesto que hay atletas de alta competición que son diabéticos.

•El niño puede realizar ejercicios físicos del tipo de baja resistencia o aeróbicos como correr, fútbol, bicicleta, etc., para lo que debe tener en cuenta el tipo de calzado a usar, debiendo utilizarse el adecuado a cada deporte, controlando después del ejercicio que no existan daños en la piel.

•En cuanto a las personas adultas (tercera edad) deben caminar diariamente y pueden realizar los siguientes ejercicios:

- • Girar los pies por los tobillos unas diez veces.

- • Mover hacia atrás y hacia adelante el pie por el tobillo unas diez veces.

- • Moverse los dedos de los pies con las manos.

- • Darse masajes suaves en las piernas y pies para facilitar la circulación.

 

 

LAS PRENDAS QUE SIRVEN PARA PROTEGER AL PIE

Dentro de las prendas que se utilizan para proteger el pie se encuentran el calzado y, las medias y calcetines.

1. Medias y calcetines.

•- Nunca vaya sin los calcetines. Hay que procurar que los calcetines y medias sean anchos para permitir la movilidad de los dedos por lo que además no deben replegarse y ajustarse de la puntera.

•- No se deben usar los calcetines y medias con bandas elásticas ni ligas que pueden restringir la circulación de la sangre. No use pantys-medias que le aprieten las piernas.

•- No use calcetines ni medias con costuras, ni usarlos remendados por los posibles roces que pueden producir..

•- Se deben cambiar diariamente para evitar la acumulación de sudoración y productos de descamación de la piel.

•- No use calcetines ni medias que sean 100% de material sintético ya que no permiten la transpiración y el sudor favorece LA MACERACION DE LA PIEL QUE ES UNA PUERTA DE ENTRADA PARA LOS MICROORGANISMOS PATOGENOS.

•- Debe comprar medias o calcetines que sean 100% de algodón o de mezclas, lana, algodón o hilo. Los calcetines de lana se deben usar solo en el invierno y únicamente si no le irritan la piel. Pregúntele a su medico o podólogo donde puede conseguir calcetines o medias para diabéticos.

•- Revise sus calcetines o medias antes de ponérselas y particularmente, después de usarlos

2. El calzado.

•- Usar un calzado bien adaptado es vital para el pie por lo que este debe ser preferiblemente de puntera redondeada que permita los movimientos de los dedos y con cordones que den una buena adaptación en anchura al dorso del pie. Así , se puede prevenir la aparición de hiperqueratosis y helomas (callosidades).

•- Evite tacones altos y zapatos puntiagudos. No se deben usar zapatos con los dedos o con el talón al descubierto para evitar en lo posible los roces, golpes, etc.

•- El material, preferiblemente, debe ser de piel para favorecer la transpiración. Escoja zapatos de piel suave que se amolden a sus pies. Hay calzado que se usa para correr o caminar que es muy cómodo.

•- Inspeccionar con la mano frecuencia el interior del calzado, antes de ponérselos y también al quitárselos, para detectar resaltes, costuras con rebordes posibles objetos extraños, clavos o arrugas, que deberán ser eliminados ya que todo objeto que crea presión o produce abrasión sobre la piel es peligroso puesto que los puntos de presión y las erosiones de la piel son lugares potenciales de irritación e infección.

•- Siempre compre zapatos que le queden bien. Compre los zapatos por la tarde pues durante el día los pies se hinchan un poco. Los zapatos que le quedan bien en la mañana le pueden apretar en la tarde. Pídale al dependiente que le ayude a calzarse los zapatos y camine con ellos para asegurarse de que le queden cómodos. Nunca compre zapatos que enseñen los dedos o el talón de los pies. No use sandalias, y menos de correa entre los dedos.

•- Vigilar al máximo los pies cuando se usa un zapato nuevo ya que se corre el peligro de que el pie sufra una importante agresión. No usarlo mas de media a una hora seguida para dar tiempo al pie a que se acomode. Revise los pies después de usar zapatos nuevos que no tengan ampollas, o zonas rojas. Consulte a médico si le aparecen estas señales.

•- No debe usar el mismo par de zapatos por mas de 5 horas. Debe cambiarse de zapatos por la mañana, por la tarde y por la noche. Siempre use calcetines o medias con sus zapatos.

•- Puede acudir al podólogo para que le revise los zapatos nuevos para asegurarse de que le quedan bien.



Información al paciente

Página principal de TraumaZamora